6 Consejos para conseguir una actitud de ganador

6 Consejos para conseguir una actitud de ganador

Todos somos ganadores pero algunos somos derrotados después de un tiempo.

Demasiadas veces tomamos la vida por garantizada pero como todos sabemos, nuestra primera victoria la conseguimos antes de nacer. Entre millones de competidores, fuiste tu quien conseguiste la victoria.

En un momento tendrás una serie de herramientas de cómo volver a tomar la actitud de ganador con que fuiste equipado para ganar tu primera carrera, la carrera de la vida (que también es el nombre de este blog – Life Race. Si no te has suscrito aún para envíos automáticos de todas las entradas del blog, entonces puedes hacerlo haciendo clic aquí).

El 30 de agosto corrí el Maratón Internacional de la Ciudad de México. Además de concentrarme en la carrera y hacerla lo mejor posible para cumplir con el plan previamente establecido, durante una carrera de esa naturaleza hay mucho tiempo para pensar en varias cosas diferentes.

Mientras competía con otros 30.000 corredores de repente apareció en mi mente que esto no es nada comparado con la carrera que hice al nacer hace 63 años, con 300,000,000 (o algo así en ese rango) competidores.

Esa carrera fue mi primera victoria.

….y el trofeo fue Mi Vida.

Durante la carrera el domingo pasado, empecé a comparar un maratón con la carrera inicial de la vida, y la comparación metafórica entre las dos diferentes carreras comenzó a mostrar una semejanza increíble y a veces aterradora.

 

La vida es como una carrera de maratón

Al tomar la decisión de correr un maratón, aunque sea a nivel de amateur, es el primer paso importante hacia la meta.

Hacer ejercicio regularmente para mantener tu cuerpo en forma es un buen comportamiento para cuidar tu activo más importante – tu cuerpo y tu vida.

Cualquiera puede hacer entrenamientos solamente tomando la decisión de hacerlo, y no se notará nada si no lo haces de una manera regular. Bueno, tal vez la grasa del vientre que te gustaría eliminar no se desaparecerá a la velocidad que tu quieres pero puedes vivir con ella.

La diferencia entre un programa de entrenamiento ordinario y la decisión de correr un maratón o cualquier otra actividad de resistencia de la misma magnitud,

Todo comienza con una decisión seria.

Una decisión seria significa que tomas la decisión de hacerlo, consciente del esfuerzo necesario de tu parte.

Toma una decisión

Toma una decisión

Antes de realizar mi primer maratón, había entrenado un año entero en forma organizada para esa carrera en particular. Estaba en una buena condición física antes de comenzar el programa de entrenamiento, pero sabía que esto tenía que someterse a un tratamiento completamente diferente física y mentalmente.

El contenido del programa de entrenamiento tenía todo lo necesario para hacer la próxima primera carrera de maratón a una experiencia agradable y no como una pesadilla que deseas evitar a toda costa.

Lo mismo pasa en la vida. Necesitas tener un contenido equilibrado para lograr tu objetivo, sea lo que sea, y allí comienza todo. Necesitas,

Definir el propósito de tu meta.

El objetivo para mi primera carrera de maratón fue terminar la carrera en un tiempo por debajo de 4 horas y 30 minutos. Tuve la idea de que era un tiempo que me obligaría a tomar una acción adecuada y conseguir confirmación de que mi programa de entrenamiento en realidad funcionó. El programa fue creado para un tiempo final de 4:30. Lo hice en 4:21:15.

¡Objetivo cumplido!

Si por ejemplo decides comenzar tu propio negocio, definir un propósito de objetivo como convertirse en millonario es un propósito muy peligroso y vago, puesto que el dinero mismo no aporta nada para tu vida o tu negocio más que riqueza monetaria.

Sin embargo, si el propósito de tu negocio y el objetivo es entrenar a otras personas a convertirse en emprendedores de éxito, el objetivo medible podría ser algo así como 100 nuevos suscriptores a tu programa de entrenamiento.

¿Qué había sucedido si la meta hubiera sido ganar la carrera de mi categoría? Seguro que hubiera fallado, porque no tenía el tiempo ni la experiencia necesaria para alcanzar tal meta. Así, el segundo paso hacia la actitud de un ganador también tiene que ver con la fijación de las metas.

Fijar una meta retadora pero realista.

Hay una frase famosa que dice:

“Metas retadoras deben ser como las montañas, altas pero visibles”

Como puedes ver de lo anterior,

Las metas y los resultados deben ser medibles.

Para cualquier cosa que quieres hacer en la vida, debes ser capaz de medir los resultados. De lo contrario, estarás ciegamente paseándote sin ningún rumbo definido. Tal vez tendrás buenos resultados iniciales basados en la pura pasión y en algunos casos pura suerte, pero no va a funcionar a largo plazo.

Mide las metas y los resultados

Mide las metas y los resultados

Con mis propios ojos he visto jóvenes, aparentemente en buena forma física, alineándose en la salida de los maratones, sobrecargados con emociones y positivismo, pero sin ningún entrenamiento organizado para hacer la carrera. Normalmente, encuentro a estas personas en alguna parte alrededor del kilómetro 25-30 (16-19 millas) siendo atendidos por el personal médico o simplemente estén tirando la toalla, a menudo con lesiones de rodilla u otros problemas graves.

No puedes correr un maratón sin entrenamiento apropiado.

Inclusive puede ser peligroso hacerlo.

Lo mismo vale para tu negocio.

Tienes que tener un plan

 

Un plan de negocios – tu mejor luchador contra pretextos y excusas.

¿Por qué es tan importante tener un plan de negocio?

Cuando entrenas para una carrera de maratón, el nivel de motivación puede variar mucho durante el período de entrenamiento. A veces cuando te sientes menos motivado y que está lloviendo, lo primero que hará tu comportamiento inconsciente es buscar excusas para cancelar el entrenamiento ese día en particular. Te prometo que somos campeones en buscar y encontrar excusas.

Existen emprendedores famosos y exitosos, no importa en qué negocio están, todos tienen en común el seguir su plan. Pueden fallar cientos de veces, pero nunca se rinden.

Explicación: La base de su plan de negocios es como una roca sólida y nada les puede detener para seguir avanzando.

Hay estrategias y tácticas que pueden modificarse durante el viaje, partiendo de nuevas experiencias, mejores prácticas o coaching, pero la esencia del objetivo final nunca cambiará.

Aun si no corres maratones, te podrías imaginar la estupidez de entrenar para un maratón terminando de hacer una carrera de 100 metros.

Durante una carrera de maratón, en un momento determinado normalmente después de 30 kilómetros (19 millas) te golpeará el famoso «muro». Este es el final, es la sensación la primera vez que corres un maratón, pero después de un par de carreras sabes ya que la pared existe, siempre estará ahí y tu tarea es combatirla y no rendirte cuando aparezca.

Por medio del entrenamiento apropiado, mucha experiencia y experimentando con las mejores combinaciones de carbohidratos, energía y líquidos, será más fácil combatir el “muro” cada vez.

Exactamente lo mismo es válido para cualquier negocio. Un negocio sin obstáculos no existe, y lo primero que debes conocer sobre un maratón es que el “muro” existe.

En los negocios debes,

Estar consciente de que los obstáculos son ingredientes normales hacía el objetivo final.

De igual manera como los verdaderos emprendedores que se aprovechan de sus fracasos probando nuevos caminos, es importante no estar atascado en los obstáculos que aparecen en el camino hacia tu meta. Analiza la razón porque sucedió y modifica algo. Tal vez fallas otra vez, pero esa vez no será la misma falla. Continúa hasta que encuentres el camino hacia la salida del obstáculo.

La famosa frase por Thomas Edison cuando trataba de encontrar el mejor material para su bombilla eléctrica y le hicieron la pregunta por qué continuó después de 1.000 fracasos, muestra cómo pensar y cómo comportarse cuando hay un plan firme y bien fundado:

“ No fracasé, solo descubrí 1.000 maneras de como no hacer una bombilla.” – Thomas A. Edison

 

 

Amplia tu éxito

Después de mi primera carrera de maratón, la primera cosa que hice después de analizar profundamente la carrera fue establecer una nueva meta.

La vida es un desarrollo continuo.

Desde que éramos niños, aprendimos constantemente nuevas habilidades, y cuando hicimos algo bien, normalmente tuvimos ese empujón extra motivacional para convertirnos en expertos.

Ir creciendo con este comportamiento típico de niño, que en realidad es una herencia genética desde el momento en que lograste tu primera victoria (¿recuerdas la entrada de este post?), lamentablemente tiende a desvanecerse. Las razones pueden ser muchas, pero aquí te doy algunos:

  • Todo comienza con la infancia y la educación que recibimos de nuestros padres. Como todos los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos, pero tal vez sus convicciones personales se centraron en cosas incorrectas y terminaron en dar una educación que podría influir en que no sea tan emprendedora para el futuro de sus sus hijos.

 

  • La educación en la escuela representa a la segunda influencia más importante. De alguna manera, la escuela representa una autoridad para un niño que fácilmente puede ser un denominador para el desarrollo de la vida.

 

  • Personas en nuestro entorno nos desmotivan con sus impulsos negativos, y pueden incluso ser celosos de que vayas a alcanzar algo que ellos mismos no tienen agallas para alcanzar.

 

  • Cuando consigues tu primer trabajo en el mundo corporativo, normalmente aprecias el logro (el cual debes hacer ya que realmente lo lograste «ganar una carrera» contra los demás), y los riesgos son que agarras al mundo corporativo como la única escalera de tu carrera para continuar durante años intercambiando tu tiempo y conocimiento por dinero.

 

  • Cuando empezamos a acercarnos a los 60 la jubilación y la mentalidad de reducir las actividades se hacen más frecuentes en tu vida. En lugar de prepararnos para una nueva velocidad creemos que tenemos todo el derecho a bajar el ritmo, y a partir de ahora tener una vida menos agitada. En algunos casos funcionan bien, pero en cuántos casos no has visto gente enfrentar la realidad de que el dinero como jubilado no alcanza lo suficiente para vivir la vida que soñaste durante fases anteriores de tu vida.

Cuando había terminado con éxito mi primera carrera de maratón y de acuerdo al plan, inmediatamente empecé a buscar el siguiente reto.

¿Qué podría ser?

¡El maratón de Boston!

Este clásico entre todas las carreras tiene una norma particular. Debes calificar para obtener incluso el derecho de solicitar tu participación. El tiempo mínimo de calificación para mi categoría era de 3 horas y 55 minutos.

¡Vamos pues!

El programa de entrenamiento se cambió de inmediato a un plan programado para un tiempo final de 3:45. Yo estaba entrenando duro, disciplinado y siempre con el objetivo en mi mente. El tiempo de calificación fue alcanzado en una carrera en diciembre de 2011 haciendo 3:49:47 y tuve el placer de participar en el maratón de Boston 2013.

Fue con una sensación de orgullo y autoconfianza alineándome en los bloques de salida de esta prestigiosa carrera y durante toda la carrera me repetía varias veces a mí mismo.

¡Lo logré!

Lamentablemente esta carrera que supuestamente iba a ser una fiesta llena de orgullo y diversión, fue abruptamente interrumpida por la explosión de la ya famosa bomba que tristemente también nos mostró todo lo vulnerables que somos.

El aprendizaje de esta historia es:

Nunca te pares en establecer nuevas metas retadoras

Y esto vale para cualquier actividad en la vida, para cualquier edad y para cualquier circunstancia.

 

Comprueba tu instinto ganador

Siempre con una actitud ganadora

Siempre con una actitud ganadora

Para ser un ganador no es difícil, pero es necesario tener agallas para serlo. Resumiendo esta entrada, comprueba tu mismo haciendo apuntes en la siguiente tabla para ver si tienes lo que se necesita para ser ganador:

Marca la casilla de “Sí” si ya lo haces o si estas de acuerdo, y la casilla “No” si no lo haces o si no estas de acuerdo:

…………………………………………………………………………………………………………………….Sí  No

  1. Definir el propósito de tus metas
  2. Establecer una meta retadora pero realista
  3. Las metas y los rresultados debeb ser medibles
  4. Debes tener un plan
  5. Sé consciente de que obstáculos son ingredientes normales hacía la meta final
  6. Nunca te detengas para ponerte nuevas metas retadoras


¿Cuántos «sí» conseguiste? Me encantaría compartirlo contigo. Por favor, envía tu resultado haciendo clic aquí.

Para empezar, enuentra la manera de disfrutar la vida bajo tus condiciones.

My Banner
El estilo digital en línea me ha dado la libertad que necesito para disfrutar la vida de mi manera ¿Me sigues?

——

Como suscritor de nuestro blog, recibirás un correo electrónico con un post cada 5 días. Suscríbete aquí. Comenta en las redes sociales si te parece interesante el contenido y compártelo con amigos, familiares y colegas que tal vez vean el contenido de mucha utilidad.                          

www.tu-vida-digital.com

www.janonilsson.com