¿Tienes 18-25 años?

“Por  falta de confianza en nosotros mismos terminamos trabajando para alguien más, con Six Figure Mentors la realidad es otra”

 

Yo tenía 24 años y estaba recién egresado de la universidad con el título de Licenciado en Administración de Empresas con especialidad en Mercadotecnia Internacional y me casé con la mujer más maravillosa del mundo. Tenía el ego muy en grande y  empecé mi viaje por el mundo de negocios. Casi de inmediato conseguí un trabajo en Gotemburgo, Suecia,  como vendedor internacional de papel y pulpa de madera. Hacía muchos viajes sobre todo a Latinoamérica, cerraba negocios exitosos y desempañaba otras funciones, pero lo malo de mi trabajo era el sueldo que me otorgaban por mi esfuerzo.

A está edad me encontraba sin experiencia laboral y en la empresa donde me aceptaron  tenía como compromiso ganarme la confianza y la experiencia que tanta falta me hacía. Estas “ideas” no eran sólo mías, sino que mi esposa pensaba lo mismo y tomábamos nuestra situación sin preocupación.

Mis padres se sentían muy orgullosos de su hijo tan exitoso. Cumplía con todo en el patrón de educación y formación de aquella época, una buena educación profesional, un excelente matrimonio y teniendo como último fin luchar cada día por alcanzar nuevos avances, en ese momento no existía en mi mente crear algo diferente, algo propio o algo que tal vez hubiera cambiado mi vida para siempre. Es cierto que el internet no existía en esa época, ni siquiera había nacido el fax. Toda comunicación comercial era por télex, telegramas y cartas normales de correo. Las comunicaciones por teléfono se utilizaban solamente en casos de mucha importancia o urgencia. Sin internet, sin Skype y/o correos electrónicos, los emprendedores nacieron de todas formas.

El obstáculo más importante  que me enfrente para no dar ese paso importante, fueron las ideas que ya estaban impuestas en la sociedad, ya que el camino “correcto hacía el éxito” se conseguía trabajando para alguien más, aunque hubo algunas ocasiones en las que  estuve pensando en formar algo propio en mi “tiempo libre” daba la casualidad que no tenía tiempo libre y el poco tiempo que de repente tenía era para convivir con mi esposa. Estuve atrapado en esta situación por mucho tiempo.

 

Ahora te pregunto, ¿Te identificas con algo de mi experiencia que te acabo de compartir? Si es así,  te tengo una buena noticia, no necesitas cometer el mismo error de juventud que yo cometí. Haz clic aquí y verás cómo un mundo entero se abre para ti y para tu vida, no esperes más, no tengas miedo de intentarlo, no importa si te consideras joven sin experiencia, recuerda que debes enfrentar siempre tus miedos y salir a flote de cualquier circunstancia. Aquí se trata de comenzar una nueva vida, una vida donde tú decides como vivirla con libertad de tiempo y una independencia económica que te permitirá vivir y disfrutar cada instante con tu familia y amigos.